viernes, 18 de diciembre de 2009

La cumbre anticapitalista de Hugo y Evo



El impresentable presidente venezolano, Hugo Rafael Chávez Frías, y su acólito boliviano, Juan Evo Morales Ayma, la volvieron a armar hoy en Copenague, convirtiendo la Cumbre sobre el Medioambiente de la ONU en la excusa perfecta para volver a contaminar el mundo con su más que trasnochada propaganda socialista.


El dictador bolivariano volvió a confundir a un presidente estadounidense con el demonio (ver vídeo, cortesía de @marthacolmenare).



La bromita está ya más que vista, y por eso no causó el mismo efecto en Copenague que en Nueva York, cuando dijo lo mismo de George W. Bush. 

El periódico La Razón destaca las proclamas "incendiarias" que soltó esta vez Chávez: "Si el clima fuera un banco, ya se habría arreglado este problema", "abajo el capitalismo y la dictadura imperial", "no cambiemos el clima, cambiemos el sistema". 

Al finalizar las intervenciones de los últimos mandatarios hoy en el centro de convenciones de Copenague, los representantes de 25 países, entre los que no estaban Hugo y Evo, se reunieron para intentar elavorar un documento de última hora para salvar la cumbre. Al no estar invitado, el mandatario sudamericano montó en cólera, y avisó que no aceptaría tal documento.

Por enésima vez, Hugo Chávez ejerce su derecho a expresar su "personal" opinión en asuntos que no maneja bien. Resulta paradójico que abuse de esta manera la palabra pública, malgastándola, mientras tiene a media Venezuela secuestrada y amordazada. Pero la mayor de las desgracias es que este hombre salga intacto, y hasta reforzado en algunos círculos medioambientalistas, de situaciones como ésta. No ha habido nadie que le enmendara la plana en esta ocasión. Resulta indignante que Naciones Unidas no termine una reunión de este nivel con un documento único que acalle ciertas bocas.